viernes, 25 de abril de 2008

Manera sencilla para olvidar a un poeta.


de Víctor Hugo Bolívar.


  1. Convertir en cenizas cada uno de sus poemas, y dejar que el viento se los lleve para evitar que éstos logren armarse nuevamente.

  1. Imaginarse que todo fue un sueño muy bello, pero sueño al fin.

  1. Pensar que el poeta nunca existió.

  1. No ver personalmente al poeta, ni siquiera comunicarse con él telefónicamente.

  1. Relacionar poesía con el vómito de un borracho.

  1. No mirar el mar, ni el viento. Tampoco el sol, la luna ni las estrellas. De esta manera no se cae en la tentación de recordarlo.

  1. Eliminar los sueños para evitar que el poeta aparezca en ellos.

  1. Dejar de leer libros, revistas y periódicos para obviar riesgos poéticos.

  1. No tomar cerveza ni whisky. Tampoco vinos, champán ni otro tipo de licores, ya que sólo a los poetas se les ocurre libar.

  1. No mencionar la palabra amor, ya que sólo está cargada de poesía.

  1. Evitar participar en exposiciones de pinturas porque, al fin y al cabo, los pintores también son poetas del pincel.

  1. No mirar al cielo, ya que el azul está preñado de poesía, y las nubes no existen en la realidad, pues fueron inventadas por un par de poetas ebrios.

  1. Olvidarse para siempre de los árboles y de los pájaros porque detrás de ellos hay un poeta escondido.

  1. Esconderse de la mañana, de la tarde y de la noche porque todas, juntas o separadas, motivan la poesía.

  1. Sencillamente decirle “¡Chao, poeta!”, o “¡Hasta nunca, poeta!”.


Para los asuntos del alma, no existe un manual.
Los que quieren engañarse un poco,
sigan paso a paso las instrucciones.

6 comentarios:

Bahamut dijo...

Un mundo sin con esas limitantes no podría considerarlo vida

Porque como bien lo has representado, la poesía nos conecta con todas las cosas, dulces y amargas de nuestra existencia, dándole para aquellos que buscamos cobijo en las letras una dulce perspectiva de la existencia

muy interesante y atractivo tu blog, pasare a menudo, un saludo

Vanyz dijo...

Y que pasa con los que no quieren engañarse?

Bezuz.

|Andina| dijo...

Yo lo intenté. No funcionó.
Irónicamente, la poesía me ha ayudado.

Música+amigos+literatura. Por ahí va la cosa.

Vanyz dijo...

Si, es como una "bebida clasica" de la q algunos son adictos.

bs!

Anónimo dijo...

Como dicen, como dijiste, la musica y la poesia son casi lo mismo, toda musica es poesia y toda poesia es musica.
Espero entonces que las maneras sirvan para ambos, musicos-poetas.

A menos que el musico-poeta quiera a la tonta niña que lo mira con afan de mirar a su amor, entonces, y solo entonces, las maneras desaparecen, las normas, el tiempo, y creera solamente en el, como siempre, pero, esta vez, con razones.

(Andi, disculpame por usar tu blog para desahogar algo similar.)

|Andina| dijo...

No se disculpe. Lo único que me intriga es que seas anónimo.
Pase cuando quiera y guste. Aquí cabe todo tipo de sentir.