domingo, 18 de octubre de 2009

v



Demasiado tarde, siempre.
Porque aunque hiciéramos tantas veces el amor,
la felicidad tenía que ser otra cosa.
Julio Cortázar
(Rayuela)



Puedo decir en este instante
que todo.................y digo todo
puede irse al caño
desvanecerse en tus pobres invenciones
.................................deseos de hombre incapaz
y que te mueras aunque sea un rato
allá.............detrás del árbol

esto de revolcarse con tu promiscuidad
es de mujer fácil y sin ideas
y yo, afortunadamente,
pienso más
me sé la vida
te sé a ti

y sí, demasiado tarde.
..........................descarga lenta de clarividencia
la felicidad no eras tú

no era soportar(te) la vida
ni maldecirla con tus abrazos

no era mentir para ver una sonrisa
ni la invitación tardía y la conformidad

no era eso.
otra cosa.

algo quizá más triste que esta paz y este placer

La no idea de permanecer

un aire como de unicornio o isla,
una caída interminable en la movilidad.


18.10.09

[con la participación inocente de Cortázar]

2 comentarios:

Carlos Quevedo dijo...

"La no idea de permanecer..."


demasiado tarde
demasiado de mucho...

Mañanita... dijo...

La Felicidad uno la encuentra donde menos se lo piensa (=