domingo, 23 de julio de 2017

.



Las moscas
                    que gustan del cambúr
se pegan a mis codos
a mis ojos
haciendo esto más difícil

Cocino para mi
                    pensando en ti
en el calor de la tarde callada
que huele a mangos abiertos
a tierra pisada
a hoja podrida
sin tener indicio                                      
de tu arrastrado andar.

muevo el aire
me rasco la cara
se pasa la hora

y las malditas moscas
se pegan a mi pierna


huelen la podredumbre de la espera

No hay comentarios.: