sábado, 12 de abril de 2008

Batalla infinita


Somos mujeres que intentamos salvarnos el pellejo con un poco de orgullo. El amor lo profesamos como una oración aprendida. Yo he dejado que mi mente se expanda y haga comunión con ideas de otras como yo. Es por eso que entiendo que somos muchas las que soñamos con escuchar palabras sencillas. Ir en contra de nuestra naturaleza complicada. Llevarnos nuestras angustias en un bolsillo y mantenerlas allí hasta que mueran. Conseguirnos hombres que lloren cuando les plazca y que no disfracen sus tristezas con rabias. Salvarlos a ellos un poco. Meternos en sus pieles y quitarles sus complejos, con todos sus fantasmas de humo. Golpearlos y amarlos, para sentirnos mujeres orgullosas de llevar faldas. Pedir disculpas y merecerlas. Acabar con esa lucha imbécil de mostrarse y entregarse. Ser nosotras el hombre unas cuantas veces y que ellos sientan lo que es estar bajo un vestido que esconde cada verso atravesado y millones de silencios sin enumerar. Un mundo poco posible pero soñado. Hombres que amen y mujeres que hablen.

Muchos de ellos, de esos hombres que se nos disfrazan, han querido quitarse la vida, sólo en ocasiones. Nosotras, muertas millones de veces, vírgenes suicidas unas cuantas, y putas con dolor multiplicado, le llevamos la pistola en una bandejita.

Sábado 29/03/08.

3 comentarios:

Vanyz dijo...

Muchos de ellos, de esos hombres que se nos disfrazan, han querido quitarse la vida, sólo en ocasiones. Nosotras, muertas millones de veces, vírgenes suicidas unas cuantas, y putas con dolor multiplicado, le llevamos la pistola en una bandejita.

Son muy pocas las veces que leo algo y me identifico realmente.
ES increíble la manera tan simple y real que finalizaste describiendo todo.

Me encantó realmente.

Bs.

|Andina| dijo...

Gracias por el alimento.

Maily Sequera dijo...

creo que más nunca deberíamos intercambiar escritos por messenger. se pierde el encanto de verlo con la fotico :)
muy buena elección.