lunes, 29 de diciembre de 2008


Quizás mi vida no tenga que preocuparse por acomodarte un espacio. Hallarás uno en cuanto estés. Probablemente no me importe que fumes, o que tu concepción de país difiera con la mía. Mucho menos que tus años sepan más que mis veintiuno, ni que hayas jurado ante algún dios que darías tu vida por otra persona que no soy yo. Podrías sorprenderme con talentos escondidos, y algún sueño frustrado que siempre cuentas al alcoholizarte. No serás nada de lo que creí. Me mentirás y como buena mujer, lo sabré.
Probablemente sea así. Un arreglo cósmico, una posibilidad redonda, un acuerdo para no estar solos, pedacitos de buenas proposiciones.
Quizás te vayas, yo te aleje, o nos quedemos así: construyendo un pacto con nuestra soledad.

Bienvenido, si vienes.

17.12.08

2 comentarios:

Gerardo Carvajal dijo...

¿Qué es esto? ¿un pique a ver quién se saca primero las muelas y se sangra los párpados con una lija?..... Es el top del año... coño, carajita, qué cuchillo, qué bueno te quedó.

_RoSa de papeL dijo...

Awww
Q bonito tu blog =)

Intenso, verde, ligero