miércoles, 7 de enero de 2009

:D



Verá, es sencillísimo.
Se lava la cara luego de dormir, mira su reloj que le indica su retraso y dice en voz alta: no me importa.
Se cepilla, se baña, se viste y va diciendo: no me importa
Llamadas perdidas, mensajes que lo insultan, pero qué importa.

Se monta en el bus, en su carro, su bicicleta, en sus zapatos y procura distraerse con cualquier punto de la calle o de las nubes.
Miéntale al vecino, al portero, a la misma señora de los teléfonos.
Llegue tarde como todo un descarado y alégrese de haberlo hecho.
Ríase de los improperios de su jefe, de su profesor.
Distraiga su atención y no haga nada.
Mantenga una sonrisa de completo idiota en su cara.
Es sencillo, recuerde que es lunes y que no le importa.
Haber tenido sexo prohibido todo un fin de semana, merece tanta mandadera de mierda a mucha gente.


30.12.08

3 comentarios:

Gerardo Carvajal dijo...

aaaahhhhhhhhhhhhhhhh, cuánta insolencia!!!!!!!!!!1 jajajajajajajajajajajaja..... todo a la mierda!!!!!!!!!!!! YEAH.... fuck you all.

Belaid dijo...

Uyyy hija, necesita un ayudita, sea insolente... sexo, sexo y más sexo prohibido... rico... jajajaja Besos...

Maily Sequera dijo...

jajaja!este es el tipo de letras que me gustan. la coñoemadrada reducida a lo inocente y necesario, a la vida misma.
estoy escribiendo incoherencias, cierto? lograste emocionarme, qué se yo, darme una cachetada, recordar que soy así, alguien que quiere putear la vida pero cuando se atreve no tiene mucho tiempo :)