martes, 20 de mayo de 2008

Pulgar



Pondremos nuestros párpados bajo el sol.



De cara a la luna, todo es más frío.

Y tu silueta se ve cálida y húmeda.


Hoy,

Te dedico mi pulgar en mi ombligo.

Pretendiendo ocultar

algunas mentiras rojas.


Me jugaré mis ojos.

Beberé el amarillo.


Te dejaré tus lunares.

Esos que perdí.


Créeme.

Será fácil decir que no te quiero

ciegamente

mirando al sol.


3 comentarios:

Maily Sequera dijo...

a eso me refiero :)
a hacerlo con humildad, todo
hasta escribir
{lo cual es una ironía que se intenta}

JoseRD dijo...

Buenísimo

Noa dijo...

Escribir con humildad es la mas peligrosa de las musas, sobre todo si nos arrastra al mar de la mediocridad donde todos nadamos de tanto en cuando o permanentemente.